Home / Noticias / XXVII Conferencia Internacional de Hospitalarios

XXVII Conferencia Internacional de Hospitalarios

“Mano a mano”: este es el lema, recordado por el Gran Hospitalario Dominique de la Rochefoucauld-Montbel, de la XXVII Conferencia Internacional de Hospitalarios de la Orden de Malta, celebrada del 21 al 24 de marzo. Como en años anteriores, ha habido una gran participación, con más de 80 Hospitalarios (responsables de todas las actividades médicas, sociales y humanitarias), procedentes de todo el mundo y llegados al Hospital San Juan Bautista, gestionado en Roma por la Asociación de Caballeros italianos de la Orden de Malta.

“Mano a mano tiene tantos significados”, ha explicado el Gran Hospitalario, “desde cómo trabajamos a cómo vamos al encuentro de los pobres, cómo cuidamos de nuestro prójimo. Quiere decir que no miremos a nuestros hermanos necesitados desde arriba, sino a los ojos, mano con mano”. La misión de la Orden, que se apoya en el trabajo de 80.000 voluntarios permanentes y 42.000 profesionales que gestionan centenares de hospitales, centros de salud y residencias de ancianos, y que en 2017 ha servido cinco millones y medio de almuerzos, es una “misión maravillosa”, porque se enmarca en la fe y los valores comunes de miembros y voluntarios. Es una misión a 360 grados, “porque en todas partes hay necesitados”, a los que se puede atender con “pequeñas y grandes organizaciones, con pequeños y grandes proyectos”, todos dignos de consideración y atención.

De “empatía, simpatía y compasión” ha hablado también monseñor Jean Laffitte, Prelado de la Orden, que ha tomado la palabra inmediatamente después de Rafael Enrique Abreu Anselmi, representante de la Asociación Venezolana, a quién el Gran Hospitalario ha querido dar preferencia.

La situación en Venezuela está cercana al derrumbamiento: “No hay medicamentos, ni ayuda de urgencia. No hay comida, no hay empleo, los médicos y enfermeros huyen, todos huyen. En los últimos cinco años, tres millones de personas han salido del país. La tasa de mortalidad infantil ha aumentado en un 50%, han regresado enfermedades como la difteria y la tuberculosis, la malaria se está propagando y para ciertas infecciones como el VIH no hay fármacos. Nos estamos muriendo, pero seguimos llenos de esperanza, porque tenemos valor y fe y sabemos, ahora, que contamos con su apoyo”.

Han sido muchos los temas tratados en el encuentro: las emergencias, las necesidades, pero también los nuevos proyectos y soluciones que han expuesto los Hospitalarios que han intervenido. Se ha hablado de las emergencias climáticas, tema expuesto por Ingo Radtke de Malteser International, de las redes tejidas por jóvenes miembros y voluntarios de la Orden, expuesto por Aleksandra Weglarzy, de la importancia fundamental de la comunicación para dar a conocer las actividades de la Orden, y también del crowdfunding. Igualmente se ha hablado de las vacaciones para familias con hijos discapacitados en Irlanda (Share to care), de los nuevos proyectos de integración para migrantes con cursos de idiomas, los programas para ancianos aislados o los que pretenden cumplir los últimos deseos de enfermos terminales. Por último, también se ha tratado de la creación, en Italia, de un servicio veterinario para los perros de las personas sin techo, a menudo el único vínculo afectivo de aquellos que viven en las calles.

Con dos simples imágenes, el embajador Franz Salm ha compartido con los participantes el excelente trabajo de la Orden contra la marginación y para la integración de la población romaní: “¡Miren estos ojos! Hay poco más que decir”, ha comentado frente a la mirada entusiasmada de una niña romaní en el pupitre de un colegio. El mismo sentimiento provoca la foto de un joven romaní que hace piruetas sobre un caballo, que parece decir: “¡Mira, puedo volar, puedo tocar el cielo!” En el otro hemisferio, en Sudáfrica, hay otros niños a quienes se ha dado una oportunidad, con la misión de Frey Gérard Lagleder. El presidente de la Hermandad del Beato Gerardo ha repetido que “la mejor herramienta de desarrollo es la educación”: el año pasado se concedieron 165 becas de estudio a jóvenes huérfanos de Mandeleni, en la provincia de Zulu/Nadl de Sudáfrica.

Antes de clausurar el encuentro, el Gran Canciller Albrecht Boeselager ha querido recordar a todos los presentes el compromiso de la Orden de Malta en la lucha contra la trata de seres humanos, “una situación que se agrava cada día”. “Nunca como hoy”, ha dicho Boeselager, “ha habido tantos esclavos, personas que viven en condiciones de esclavitud moderna”, y que se traducen en prostitución, venta de órganos, explotación de menores. Ha recordado también que la Orden ha nombrado a dos embajadores, en Lagos y Ginebra, y ha llamado a los presentes a “mantener los ojos abiertos, vigilar y hacer lo posible” para combatir esta plaga.

Los participantes han agradecido unánimemente su trabajo al presidente de la Asociación italiana, Riccardo Paternò di Montecupo, que ha aprovechado la ocasión para exponer la renovación del Hospital de San Juan Bautista. Al término de la Conferencia, los Hospitalarios han podido saludar a algunos miembros del Cuerpo Militar de la Asociación italiana de la Orden de Malta frente al recinto del Ejército italiano de Cecchignola, que alberga también el Museo del Cuerpo Militar, un pequeño archivo de objetos y fotografías de las actividades de ayuda del Cuerpo desde 1909 hasta hoy.

La siguiente Conferencia Internacional de Hospitalarios se celebrará en Viena, del 26 al 29 de marzo de 2020, y las sucesivas están previstas en Inglaterra en 2021, en Polonia en 2022 y en Irlanda en 2023.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *