Home / Actividades institucionales / La diabetes, nuevo reto sanitario en los países de renta baja

La diabetes, nuevo reto sanitario en los países de renta baja

immagine_base-1[1]

Este año, la Organización Mundial de la Salud (OMS) dedica el Día Mundial de la Salud a la diabetes.

Cada año mueren aproximadamente 3 millones de personas prematuramente, a consecuencia de esta enfermedad. Según la Organización Mundial de la Salud, la diabetes será la 7ª causa de mortalidad en el mundo en 2030.
Esta enfermedad avanza rápidamente en numerosos países, en especial con pocos ingresos y en vías de desarrollo. “Por lo general, el personal médico que ofrece atención primaria de salud en los países de ingresos bajos no tiene acceso a las tecnologías básicas necesarias para el diagnóstico y la gestión de la diabetes”, afirma el informe de la OMS publicado con motivo del Día Mundial de la Salud.

Desde hace dos años, Ordre de Malte France centra sus actuaciones sanitarias en las enfermedades crónicas no transmisibles, como las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, las enfermedades respiratorias crónicas y la diabetes. “En los próximos quince años, las enfermedades transmisibles (malaria, tuberculosis, VIH), principales causas de mortalidad en los focos de África Central y Occidental, van a dar paso a las enfermedades crónicas no transmisibles”, explica el doctor Guyon, responsable médico de Ordre de Malte France. “En respuesta a los progresos sanitarios y al envejecimiento de la población, los países del Sur, especialmente en África subsahariana, entrarán en una fase de transición epidemiológica. A este nuevo reto sanitario deberán enfrentarse los hospitales de Ordre de Malte France”.

Ya lo hace el hospital Saint Jean de Malte en Njombé, Camerún, donde se han puesto en marcha medidas para mejorar la atención a enfermedades crónicas: especialización de los equipos médicos, mejora de los medios técnicos, mejora de la calidad y de las medidas de higiene… Recientemente se ha implantado en el hospital un sistema automático para medir la hemoglobina glicosilada, que permite controlar la eficacia del tratamiento con antidiabéticos orales. También se organizarán próximamente unas jornadas de detección de la hipertensión arterial y de la diabetes, para el personal y sus familias en primer lugar, y para los pacientes del establecimiento.

En Palestina se ha lanzado otra iniciativa: el hospital materno de la Sagrada Familia ha abierto un departamento especializado en la diabetes en mujeres embarazadas. Ordre de Malte France responde así a uno de los objetivos de desarrollo del milenio: la mejora de la salud materna. Este departamento ofrece a las mujeres diabéticas tratamiento y asesoramiento para aprender a vivir con la enfermedad. El personal sanitario les enseñan a medir su azúcar en sangre, a analizar sus resultados y a utilizar el monitor. También les dan consejos sobre cómo llevar una alimentación sana y la importancia del ejercicio físico para bajar la glucemia. El objetivo es ayudar a las mujeres embarazadas diabéticas a superar sus miedos y ser capaces de vivir con la diabetes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *